Aunque conserva una riqueza de biodiversidad increíble, la región amazónica alberga las mayores reservas de carbono del planeta. Esto hace innegable el papel preponderante de la Amazonía en el equilibrio climático mundial. Dado que el 60% de la selva amazónica se encuentra en Brasil, es imperativo que nosotros [los brasileños] seamos los protagonistas en la conservación de esta región.

Sin embargo, la deforestación ha vuelto a aumentar desde 2014 y la política ambiental de Brasil ha demostrado ser débil, lo que ha causado preocupación a la comunidad científica mundial. El nuevo Gobierno señaló que el calentamiento global era una cuestión secundaria para él y cuestionó los compromisos asumidos en el Acuerdo de París. Su retirada en 2019 de la organización de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la COP-25, es una prueba abrumadora de ello.A pesar de esta situación de incertidumbre, el gobierno brasileño se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 37% para 2025 y en un 43% para 2030. Se trata de una medida acorde con el Acuerdo de París.

En este contexto, los incendios forestales representan un gran desafío para el Gobierno brasileño. Recientemente, durante el muy fuerte evento El Niño registrado entre 2015 y 2016, el número de incendios forestales fue de aproximadamente 115.000. Durante ese período, y especialmente durante la estación seca, toda la zona metropolitana de Manaus estaba cubierta de niebla, lo que ponía en grave peligro la salud de la población. La presencia de partículas era tan fuerte que, por falta de visibilidad, el tráfico aéreo tuvo que interrumpirse durante días.

Por consiguiente, el impacto de esos incendios en la contaminación atmosférica sigue siendo un problema grave, especialmente en las zonas urbanas. El objetivo principal del presente proyecto de investigación es: por ello, estudiar el impacto del cambio climático en la combustión de la biomasa en la región amazónica y sus implicaciones en la calidad del aire de la zona metropolitana de Manaus. Los resultados obtenidos servirán para alertar al Gobierno sobre los efectos del cambio climático y servirán de base a los poderes públicos para prevenir, combatir y reducir las emisiones de contaminantes procedentes de la mayor fuente de carbono de Brasil.

«Esta investigación mostrará una radiografía del impacto de los incendios del Amazonas en la calidad del aire de Manaus y los riesgos potenciales para su población si los incendios antropogénicos y los episodios de sequía intensa relacionados con el cambio el clima seguía aumentando.»

– Igor O. Ribeiro, PhD (postdoc e investigador principal premiado por el IPCC)

Related Projects

IPCC Scholarship Program for Research on Climate Change

Since 2013, 16 young researchers were given scholarships to pursue research on climate change.

Noticias relacionadas

Share This